El EXORCISTA Creyentes: DESTROZA los CIMIENTOS del EXORCISMO en el CINE

Antes de ahondar en por qué “El Exorcista: Creyentes”: es un desastre realmente como largometraje. Qué quiere jactarse en ser la secuela del clásico W. Friedkin, debemos analizar: ¿Qué es, lo que hace tan aterradora a “El Exorcista” hasta nuestros días? Más allá de los espectaculares efectos especiales, visuales y sonoros, de las voces demoníacas y las escenas perturbadoras de la época, hablamos del año 1973, ¿Cuál es el centro de la historia?

Katherine y Ángela que van al bosque para tratar de contactar al espíritu de la madre fallecida, de esta última, antes de que naciera en Haiti a consecuencia de un terremoto. Sin embargo, cuando regresan tienen comportamientos extraños y violentos. Como los doctores no pueden explicar qué ocurre, el padre de Ángela, Víctor, aconsejado por su vecina, la enfermera Ann, recurre a Chris MacNeill, una “experta en exorcismos” que está convencida de que las niñas han sido poseídas por un demonio…

El EXORCISTA Creyentes. La PEOR SECUELA que DESTROZA los CIMIENTOS del EXORCISMO en el CINE

→ OPINIÓN Y PARALELISMO CON “EL EXORCISTA” (1973)
Antes de ahondar en por qué “El Exorcista: Creyentes”: es un desastre realmente como largometraje. Qué quiere jactarse en ser la secuela del clásico W. Friedkin, debemos analizar: ¿Qué es, lo que hace tan aterradora a “El Exorcista” hasta nuestros días? Más allá de los espectaculares efectos especiales, visuales y sonoros, de las voces demoníacas y las escenas perturbadoras de la época, hablamos del año 1973, ¿Cuál es el centro de la historia?

“El Exorcista” es, ante todo, una película sobre fe: se centra en una actriz escéptica, atea, cuya hija es poseída, quien en su desesperación, luego que la ciencia no puede determinar que le sucede, acude a dos sacerdotes porque la situación va más allá de lo que ella puede comprender. El religioso más joven pasa por una crisis de esperanza, que se ve a prueba al enfrentarse al demonio en persona para salvar lo más valioso: el alma inocente de una niña.

“El Exorcista” se basa en el ritual romano para llevar a cabo el exorcismo. En “El Exorcista: Creyentes”, el director, Gordon Green, parece temeroso o no le importo realmente tocar este tema y lo hace desde un enfoque diferente cuya ejecución es terrible: la idea de que todas las religiones en realidad se tratan de la conexión entre personas y no de Dios en sí.

Para el director el pilar de esta película se basa en la unidad. La unidad de todas las personas necesarias, crean en lo que crean no importa, para hacer frente al mal, que puede en cualquier momento romper nuestra plácida rutina y atacar a aquello que más queremos, independientemente de su inocencia. Por desgracia, “El Exorcista: Creyentes” confunde la unidad con la falta de personalidad, la ambigüedad con la dejadez y al demonio con un poltergeist de tercera y muy bizarro.

“El Exorcista: Creyentes” intenta abrazar cualquier tipo de fe, otorgando poder frente al demonio a la simple creencia en un poder superior y a la voluntad de no rendirse frente a las adversidades. Si en la película original el enfrentamiento entre ambos exorcistas y Pazuzu poseyendo Regan se regía por las reglas y códigos de la religión católica, aquí vemos más variedad y ni siquiera se acerca al ritual.

La historia se mueve en los cánones del género: presentación, posesión, tratamiento médico que no conduce a nada y el ritual del exorcismo. Este debería ser el punto álgido de la película y en esta ocasión se desinfla por varias razones: la primera es que el intento de transmitir que los demonios son parte común a todas las culturas se salda con una amalgama de chamanes, hechiceros y pastores que no termina de funcionar, como les decía, un gran sincretismo religioso. La segunda es que se quiera o no el concepto de pecado, del infierno y del demonio son en occidente consustanciales a la Iglesia católica y su peso en esta ocasión es casi irrelevante nulo.

Los personajes humanos están bien definidos, algo necesario para la estructura y desenlace que busca el filme; sin embargo, esto es debido a que son personajes muy planos, marcados por una única característica o circunstancia. Junto a este grupo poco inspirado, tenemos a un protagonista fundamental casi ausente: el ente que posee a las chicas es anónimo, y es algo que hace mucho daño al conflicto. (Yo pensaba bueno le preguntan el nombre y dice “Pazuzu”, pero no… me quede con las ganas…)

La escena original de “El Exorcista”, a pesar de ser un combate verbal en la habitación de una adolescente, transmitía una sensación de trascendencia y tensión gracias a la disputa entre Pazuzu, el demonio que poseía a Regan, y en especial con el padre Merrin que ya había tenido sus cruces con este ser del inframundo muchos años atrás. Al final, esa lucha del bien contra el mal era un duelo con nombres y motivaciones claras, así como fortalezas y debilidades. Aquí la posesión no se identifica ni manifiesta intenciones concretas más allá de atormentar a las niñas y aterrorizar a sus familias.

→ DISTANCIAMIENTO Y NEGACIÓN DE PARTE DE LA IGLESIA
Siempre se deja mal parada y vista a las autoridades eclesiásticas, cómo manteniéndose al margen de la situación que se presenta. En cierto modo y en los tiempos de esta sociedad de cristal en la que actualmente vivimos, se deben tomar muchos recaudos para discernir si es realmente una posesión o caso contrario que no sea un ataque de esquizofrenia u otros síntomas similares, ya que si ocurre el deceso de la víctima, puede acarrear muchos problemas.

→ RECOMENDACIÓN DE “EL EXORCISMO DE EMILY ROSE” (2005)
Sobre esto, les recomiendo la película “El exorcismo de Emily Rose” del año 2005, dirigida por Scott Derrickson, basada en la historia de Annelise Michel, una chica alemana que se sometió a un exorcismo en 1975. Murió un año después y tanto sus padres como los dos sacerdotes que intervinieron fueron acusados de homicidio. Las autoridades aseguraron que tenía depresión y epilepsia, y que lo que necesitaba era un tratamiento médico, no a alguien que le “sacara” el demonio de dentro. La versión cinematográfica aborda el proceso judicial en torno a la muerte de Emily Rose, una joven estudiante americana de 19 años que decide recurrir a un sacerdote, el padre Moore y someterse a un exorcismo que le cuesta la vida.

Hecha esta aclaración de rigor continuó:

LO MÁS BIZARRO DE LA PELÍCULA
1.- Cuando el Padre Maddox, le pasa la posta a la señora, la enfermera Ann, ya quería sacar la película.

→ EL “RITO BIZARRO” DEL EXORCISMO
2.- El momento del exorcismo y todo el sincretismo que se utiliza para expulsar al demonio o los demonios, no se saben en realidad cuantos son, ya que las dos niñas son posesas. El ritual vudú, con pentagramas, pintados con tiza en el suelo, los infusiones con flores, agua y vaya a saber que más en la tina de la casa, el ritual del humo sagrado para absorber el “humo demoníaco” que emana por la boca de una de las jovencitas, confrontado por el humo “verde” y aspirado hasta el fuego de la chimenea. Luego más de lo mismo, crucifijos que se ponen al rojo vivo, luces parpadeantes, muebles que tiemblan, paredes o techos que se resquebrajan…

3.- La realización del “rito” de manos de Ann, la enfermera, que de joven quiso ser religiosa pero una situación en su vida le hizo cambiar de opinión. Y es ese pasado que le resta autoridad y utilizado por las posesas en su contra. La falta de “autoridad” de la señora frente al ente maligno, increpando de una manera ridícula, se refleja en la actitud de las posesas que se la pasan riendo, haciendo ruidos extraños, retorciéndose en las sillas y al final… no pasa nada.

4.- Cuando llego el momento en que la sacerdotisa vudú, las rocía con el agua perfumada, preparada en la tina del baño, con pétalos de flores y se las echa encima, creo que fue tan real, porque una de las actrices bebió de lo rociado y no le gusto. Realmente nefasto.

5.- Si quieren verlo como algo novedoso, le pongo un pulgar para arriba, pero el realizador y su equipo de nuevo lo dejan en lo superficial y convierten el conflicto en algo genérico: no hay ningún tipo de realismo o veracidad en los rituales, parecen más que nada excusas para meter elementos visuales que el director piensa que se ven bonitos, todo está amalgamado de tal forma que le quitan cualquier sentido de identidad y seriedad al exorcismo en sí.

→ EL PASTOR: (ANÁLISIS DEL PERSONAJE)
Un boludo importante, tanta predica en la iglesia y cuando tiene que poner lo que tiene que poner, no sé si se entiende, nos encontramos con otro personaje desperdiciado, lejano, miedoso, confundido, temeroso. En un momento dice un par de increpaciones, sin valor ni autoridad, que lo terminan poniendo en una actitud de: ¡donde está la puerta que me voy!

→ EXORCISMO IGUALITARIO Y FEMINISTA
Lo que leo entre líneas es que se quiso mostrar un exorcismo igualitario y feminista. Ya que las figuras masculinas, carecían de trascendencia y personalidad. En cambio las figuras femeninas eran todo lo contrario, firmes, sólidas, acojonadas, en pocas palabras, tenían los ovarios bien puestos, sobre todo la enfermera Ann y la sacerdotisa vudú (bauticémosla así) porque no sé donde salió y quien la trajo y para que y por qué.

→ EL SACERDOTE: EL PADRE MADDOX (ANÁLISIS DEL PERSONAJE)
La intervención repentina del sacerdote, el Padre Maddox, que cuando lo vi entrar pensé, ¡bueno era hora que apareciera un exorcista de verdad! ¡Ponéle! Pero no. A los cinco minutos, lo terminan matando, rompiéndole el cuello. Y así otra película más donde seguimos destrozando en el cine la figura del ministro del exorcismo.

LA MADRE DE REAGAN: Chris MacNeil
El personaje de Chris MacNeil, es presentado como una persona que ha dedicado el resto de su vida a investigar por todo el mundo y en todas las religiones como se trata el tema del exorcismo. Con el paso del tiempo, se convierte en “experta” sobre el tema. Publicando libros de autoayuda, para apoyar a las familias que les ocurra lo mismo que ella vivió. Hasta acá lo tomo, se lo acepto. Pero lo que realmente me fastidio y mucho, es cuando Víctor, el papa de Ángela, le pregunta si ella participo o vio como fue el exorcismo de Reagan, a lo que contesta…

“En realidad no lo presencie el exorcismo. No me dejaron. Si me preguntas, fue porque no soy miembro de su maldito patriarcado”.

Lo gracioso de esto y lo poco decoroso en mostrar porque no le dejaron ver o participar en el exorcismo, tiene una explicación y no ese comentario feminista de “…su maldito patriarcado” que deja “El Exorcista: Creyentes”.

Primero el ministro del exorcismo, no solo debe velar por el bienestar de la posesa, sino de los familiares de la misma, es decir no poner en peligro su vida, y lo más importante, poner en peligro el ritual y que este no tenga el resultado esperado.

Ustedes se preguntan y ¿Por qué? Es fácil. En la película de W. Friedkin, Chris MacNeil, es agnóstica, tiene el vínculo, obviamente con su hija muy fuerte y ante la falta de fe por su parte, puede ser utilizado en su contra por el demonio. Muy bien tratado en “El Exorcista” de 1973. En “El Exorcista, Creyentes”, se lo formaliza como un tema “machista” la no participación de ella, la mamá de Reagan, como mujer, en el exorcismo.

¡Nota de color! Lo más cómico fue escuchar a la madre de Regan expulsar al demonio en nombre de su hija… no quise reírme, porque era para llorar, ¿No me creen?, acá se los dejo, es nefasto…

“¡En nombre de todos los seres benditos! ¡En nombre de mi amada hija Regan! ¡Libera esta niña! ¡Libera esta niña! ¡Libera esta niña!”

Pero bueno estas cosas pasan, seguimos.

¿EL DEMONIO ES EXORCIZADO O SE VA SOLITO?
Lo ridículo es cuando el demonio les obliga decidir quién de las dos vive o muere, ya ahí tenemos un conflicto de intereses, los padres no se deciden. De pronto a Víctor, se le prende la lamparita y se da cuenta que si le da a su hija, Ángela, el pañuelo de su madre para que aferrándose a él, tenga esa conexión con el más allá y obtenga la fuerza de luchar para vencer al demonio: lo más estúpido que vi en este tipo de películas.

Para no hacer spoiler del final, solo decirles que la liberación ocurre de improviso, como por arte de magia, y el demonio… se fue. Muchos agujeros de guión al final de la película, situaciones, personajes, diálogos realmente nefasto.

Tres cosas son las que pueden hacer que un demonio salga de un cuerpo:

  1. el mismo demonio que decide salir
  2. el poder sacerdotal que le obliga
  3. un ángel enviado por Dios

→ INTENTA SER UNA SECUELA DE EL EXORCISTA?
Estamos ante un nuevo intento de secuela disfrazada de reboot o sea de un reinicio. Cuando anunciaban en los tráilers, en los avances, o en las diferentes notas periodísticas, sobre esta película, anunciándola como el largometraje que tenía una conexión directa, un paralelismo con el clásico de William Friedkin del año 1973, “El Exorcista” presentándose como “canónica” y pasaba por arriba las películas y la serie de tv, pensé, ¡bueno debe tener algún sentido para que la presenten de ese modo!

Al terminar de verla, me quede pensando: ¿De que trata la película? ¿Cuál es la trama? ¿Porque son poseídas las niñas y para que? ¿Cuál es la finalidad? ¿Que la une a “El Exorcista” para presentarla como una secuela? sino alcanza, ni el dramatismo ni la intensidad, ni el terror de su predecesora.

Y aunque da la sensación de que se mueve por unos códigos parecidos, a medida que se avanza en la historia y se llega el exorcismo se diluye esa sensación para convertirse en una cinta más de posesiones y le agregaría clase B y… bizarra.

EN SÍNTESIS
En definitiva el mensaje que plantea la película, no importa si crees o no en algo, lo importante es el que mal siempre va a ganar… Para terminar decirles que esta porquería de largometraje, realmente es una falta de respeto a “El Exorcista” y al género en particular. Pero esperen que esto no termina, es el primero de tres nuevos films que Blumhouse Productions planea lanzar de la saga. Así que tendremos más de esta basura cinematográfica para analizar si lo soporto…

El PELADO Investiga

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad