ūüėĪ Llamadas telef√≥nicas del m√°s all√°… ūüďĪ

¬ŅSon meras coincidencias o se√Īales del m√°s all√°? Prep√°rate para adentrarte en el limbo entre la mitolog√≠a y la realidad y descubrir qu√© hay detr√°s de estas llamadas inesperadas que desaf√≠an la l√≥gica y la raz√≥n.

Hoy voy a relatarles una historia, un hecho triste que cuando lo recuerdo a√ļn no le encuentro explicaci√≥n. La fecha del 08 de septiembre de 2014. Era tarde noche, ven√≠a viajando en el tren de regreso a mi hogar luego de una jornada laboral extensa y agotadora. Sentado del lado de la ventana en el vag√≥n donde me encontraba, con la mirada perdida mientras escuchaba m√ļsica con mi celular, de improviso este me suena y al verlo tengo una llamada entrante, es de un amigo, Alfredo Repetto.

Al atender y saludarle, noto en su voz un tono de tristeza, le pregunto qu√© sucede. Sin mucho rodeo me informa que ha fallecido un amigo que ten√≠amos en com√ļn, Juan Carlos Pisano.

La l√ļgubre noticia me impacta. Me pongo de pie. Espero que el tren se detenga y desciendo. No pensaba con claridad. Observo que me faltan a√ļn siete estaciones para mi destino final.

Al irse la formación y quedarme solo en el andén, retomo la conversación con el portador de tan triste noticia. En unos segundos se me llenan los ojos de lágrimas. Una gran amargura me invade por completo. Alfredo del otro lado del celular hace silencio, pasado unos minutos me calmo y le pregunto de qué falleció, donde lo velaran, etc.

Al despedirme y cortar la llamada, me senté en uno de los bancos de la estación. Me quedé unos minutos con las dos manos sobre mi cabeza, trato de analizar algo que sobrepasa mi entendimiento y raciocinio.

Me invade la necesidad de rezar en voz baja unas oraciones a Dios Padre por el eterno descanso de mi amigo frente a una imagen entronizada en la terminal ferroviaria de Nuestra Se√Īora. Al concluir retom√© mi camino al hogar.

Con rapidez, sal√≠ de la estaci√≥n y me dirig√≠ a la parada de autobuses. Mientras espero llamo a Mar√≠a Fernanda, mi esposa y comunicarle la noticia, luego de una breve conversaci√≥n, me subo al transporte p√ļblico, que ven√≠a semi vaci√≥. Me dirijo al fondo y me siento. Mi cabeza piensa mil cosas, de pronto me suena el celular, al mirar quien me llama, observo que es n√ļmero de mi amigo que acaba de fallecer, Juan Carlos Pisano, pienso que debe ser la esposa, Mar√≠a In√©s, que me llama para comunicarme la nefasta noticia.

Al atender y saludarla, ocurre algo que hasta hoy no le encuentro una explicaci√≥n l√≥gica. C√≥mo nadie me responde, vuelvo a saludarla y comienzo a escuchar un sonido extra√Īo, un ruido a est√°tica, a interferencia, como si la se√Īal se cortara o no llegara bien al dispositivo, en segundo cesa y escucho una voz que me dice:

‚ÄúAlfred, qu√©date tranquilo, soy Juan Carlos, yo estoy bien‚Ķ No te preocupes, un abrazo‚ÄĚ

Al término de la conversación, vuelve el ruido a estática y la llamada concluye. Mi corazón se acelera, me mareo, siento un escalofrío en todo mi cuerpo, me quedo en silencio, me lagrimean los ojos, no sé si es de tristeza, alegría o temor. Al llegar a mi casa, mi esposa me está esperando en la sala, me abraza para consolarme.

A los pocos minutos se suma mi hija Mar√≠a Ariadna, que al enterarse rompe a llorar, ya que ella le dec√≠a, ‚Äúel hombre que hac√≠a magia‚ÄĚ, por el hecho de que Juan Carlos Pisano, adem√°s de ser una persona multifac√©tica entre sus cualidades y oficios, era ilusionista, mago.

Es la primera vez que lo hago p√ļblico, solo saben esta historia algunos amigos de mi peque√Īo c√≠rculo amistoso. Hoy lo comparto con ustedes‚Ķ Hasta hoy nunca supe como ocurri√≥ y por qu√©‚Ķ

¬ŅY t√ļ que est√°s escuchando esto? ¬ŅQu√© piensas que sucedi√≥? ¬ŅFue todo una jugada de mi mente? O realmente paso‚Ķ

El PELADO Investiga
Podcast | Episodio 2

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad