La Última Tentación de Cristo ¿Es una película blasfema?

Ya que nos creemos a ultranza defensores de la fe y de todo lo que eso involucra, por eso me pregunto y les pregunto: ¿Conocemos realmente en lo que creemos? ¿Profundizamos en la vida de Jesús? ¿Nos llena de entusiasmo conocer la vida del Maestro? ¿O simplemente acepto lo que me enseñaron, a no cuestionar nada, a no crecer en la fe, a no profundizar, a mirar lo que creo o lo que mis anteojeras de caballo dejan ver nada más?

La película comienza advirtiendo al espectador, con dos leyendas:

“La esencia dual de Cristo, el anhelo tan humano, tan sobre humano del hombre para llegar a Dios, ha sido siempre un profundo e inescrutable misterio para mí. Mi principal angustia y fuente de todas mis alegrías y pesares desde mi juventud ha sido la incesante y despiadada batalla entre el espíritu y la carne y mi alma es la arena donde esos dos ejércitos se han enfrentado y encontrado” Nikos Kazantzakis del libro “La Última Tentación de Cristo”

“Esta película no está basada en los Evangelios, sino en esta exploración novelesca del eterno conflicto espiritual”

Tráiler The Last Temptation of Christ [1988]

La novela, narra los últimos años de la vida de Jesucristo inspirándose tanto en los cuatro evangelios del Nuevo Testamento como en los apócrifos. El Jesucristo de Kazantzakis, tan humano como divino, duda y se muestra débil, se replantea su destino y siente un fuerte deseo carnal. Esa era precisamente la parte que en ciertos sectores católicos resultaba intolerable. Durante una escena, Jesús sueña cómo habría sido su vida si renunciase a su papel de salvador y se ve a sí mismo como padre y como amante de María Magdalena, una escena de sexo tan casto como fugaz.

Juan Pablo II la calificó de blasfema.

Es una de uno de las películas más incomprendidas de la historia del séptimo arte, que provocó una intolerancia desproporcionada por parte de los sectores más conservadores. Prohibida o censurada durante años en Turquía, México, Chile y Argentina y lo peor de todo es que el alboroto fue motivado por gente que no había ni visto la película ni leído el libro de Kazantzakis, que fue excomulgado por la Iglesia Ortodoxa Griega en 1955.

María Magdalena no era un personaje secundario y su director Martin Scorsese le dedicó una gran atención en la historia, en una entrevista dijo: “¿Acaso las mujeres no tienen alma? ¿Y, por consiguiente, por qué no podían participar en la última cena?” Uno de los detractores más contundentes con esta película fue el director de Jesús de Nazaret del año1977, con Robert Powell en el papel de Jesús, estoy hablando de Franco Zefirelli que dijo en una entrevista: “Quisiera ver quemada la película de Scorsese y a lo mejor a él también”

En Italia, un abogado presentó una demanda contra los programadores del Festival de Venecia exigiendo el secuestro de la película, que fue proyectada finalmente el 7 de septiembre en medio de escenas de histeria colectiva y de inusual control policial, justo un día después de que los arzobispos de París y Lyon declararan, sin haberla visto, que “la muerte de Jesús no pertenece a los novelistas ni guionistas, pero sí a un incontable número de sus discípulos vivos y muertos”. 14 personas resultaron heridas cuando un grupo de católicos tradicionalistas arrojaron cócteles molotov contra el cine Saint Michel, en París.

Manifestantes a la puerta del Ziegfeld Theater en Nueva York

A principios de ese mes de agosto, 10.000 personas habían protestado ante los estudios Universal en Los Ángeles para tratar de impedir el estreno de la película y a lo largo del país se sucedieron las manifestaciones. Su estreno en el mercado doméstico tampoco estuvo exento de problemas, BLOCKBUSTER se negó a tenerla en sus estanterías.

La película no arrasó en la taquilla pero desató gran controversia. En algunos países tardó quince años en estrenarse. Esto son algunos de los comentarios de revistas y comentaristas de cine:

“Es una de las películas religiosas más serias, letradas, complejas y profundamente sentidas que se hayan hecho”

“Redefine la divinidad por elección”

“Un sincero, típicamente ambicioso e imaginativo trabajo del más provocativo e inteligente cineasta de Estados Unidos”.

El 28 de marzo de 1989, sale publicada una nota en el diario español, El País que tiene cómo título: Irán considera blasfemo el filme ‘La última tentación de Cristo’ podemos leer en la misma que: «El filme es una conspiración sionista e Irán deplora su proyección en el festival de Estambul» agrega más adelante: «Por eso, la República Islámica, por respeto hacia Cristo y la comunidad islámica, que no acepta insultos contra los mensajeros de Dios, condena esta conspiración».

Continúa más adelante diciendo: «…el Islam considera a Jesucristo uno de los cinco grandes profetas, junto con Noé, Abraham, Moisés y Mahoma», y mantiene que «los mensajeros divinos son infalibles y están libres de pecado»

En La Última Tentación de Cristo, el Cristo de Scorsese mira en su interior con un salvajismo inusitado, y las heridas de su cuerpo, su sufrimiento físico, es al mismo tiempo espejo y representación de su aflicción y angustia interior. Cristo como parábola y metáfora del sufrimiento del mundo, más que como vehículo de fe. Y en esa metáfora, se une lo abstracto y lo carnal. No caben, por tanto, aquí las quimeras integristas y simplificadoras de otros acercamientos a la mítica figura de Jesús. En primer lugar, para Scorsese, Jesús era humano, atrozmente humano, y esto otorga una nueva dimensión, más real y más poderosa, a su condición divina o celestial.

En La Última Tentación de Cristo, su director intenta ofrecer al espectador una experiencia que transita por lo místico sin perder nunca pie en lo terrenal, construida para darle la oportunidad a Cristo de ser una persona capaz de elegir, de sufrir, de dudar… y de triunfar muriendo.

Lo que los fanáticos que se manifestaron contra ella (sin verla) no sabían, es que la polémica que montaron sirvió para que la película consiguiese un notable éxito, dentro de los límites de una producción de este tipo.

En síntesis:

#Punto a favor de El Pelado Investiga:
La Última Tentación de Cristo ¿Es una película blasfema? Para mí, no, es simplemente eso: una película, la visión de un escritor de una novela y la adaptación de esta llevada al cine. Punto.

#Punto crítico de El Pelado Investiga:
Ya que nos creemos a ultranza defensores de la fe y de todo lo que eso involucra, por eso me pregunto y les pregunto: ¿Conocemos realmente en lo que creemos? ¿Profundizamos en la vida de Jesús? ¿Nos llena de entusiasmo conocer la vida del Maestro? ¿O simplemente acepto lo que me enseñaron, a no cuestionar nada, a no crecer en la fe, a no profundizar, a mirar lo que creo o lo que mis anteojeras de caballo dejan ver nada más?

Siempre afirmo que el bicho religioso más raro que existe en este mundo es el católico.

Siempre van a existir estos sectores tradicionalistas que se levantan en contra de una película, pero se callan cuando por ejemplo durante 40 años en Irlanda se abusaron sexualmente de 140 niños, donde 1.300 sacerdotes irlandeses le estropearon la vida a aquellos que el Señor más ama: los niños.

Sobre esto, recuerdo cuando denunciamos estas verdaderas aberraciones, en nuestro programa de radio EL ALFA Y LA OMEGA, con mi compañero Carlos Guzmán, recibí muchos llamados de comunicadores católicos y sacerdotes, diciéndome que me callara, que este tipo de noticias no suma nada en la edificación del Reino, que si eso paso, bueno son hombres y tenían necesidades, en definitiva le puede pasar a cualquiera, hasta un sacerdote me dijo “¿Vos podes estar ajeno a que un día no sientas deseos de estar con un niño?”

Me viene a la memoria cuando el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el arzobispo Ángelo Amato, pidió a todos los católicos el boicot a la película El Código da Vinci, basada en la novela del escritor Dan Brown. Este arzobispo, un estrecho colaborador, en esa línea de tiempo, del papa Benedicto XVI, había afirmado durante una conferencia en Roma sobre cultura y medios de comunicación, que la historia que narra El Código da Vinci es un conjunto de «ofensas, calumnias, errores históricos y teológicos hacia Jesús, los Evangelios y la Iglesia».

Hubo otro hecho que es calificado como el más representativo de la década de los noventa y seguro que alguno de los oyentes que escuchan este programa lo leyó y hasta se atrevieron a ver el video. La cantante británica Sinead O’Connor cuando termina una actuación musical , muestra a cámara durante unos instantes una foto del papa Juan Pablo II, se refiere a él como “Evil” (el mal) y acto seguido rompe la imagen en varios pedazos mientras exclama “Fight the real enemy!” (Lucha contra el verdadero enemigo), esto ocurrió el 3 de octubre de 1992.

Captura del instante en que Sinead O’Connor hace añicos una fotografía de Juan Pablo II
en el ‘Saturday Night Live’ emitido el 4 de octubre de 1992. © YOUTUBE / SNL

A donde quiero llegar con todo esto, porque pareciera que me alejara del análisis de “La Última Tentación de Cristo” pero no es así: hacemos mucho ruido, cuando se rompe una foto del Papa o se intenta contar otra historia de Jesús, pero nos callamos cuando sabemos las atrocidades que hacen algunos, que se dicen estar al servicio del mensaje de Jesús, sean religiosos o laicos, por eso me viene a la mente lo que dice Pablo en 1 Corintios 13, 11-12

“Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño”

Debemos dejar al niño que nada sabe, porque aún es niño, y comenzar a razonar, a pensar, a reflexionar, a ser tolerantes, a discernir como personas adultas, crecer en nuestra fe y no creernos Juez y Jurado de Dios porque realmente Él no lo necesita.

Él será como Juez amoroso y misericordioso que es, quien determinara los actos de cada uno de nosotros y cuando menciono esto, recuerdo esa hermosa actitud del Maestro en Juan 8, 7-8, en la escena donde una mujer había sido sorprendida en adulterio: “Como insistían, se enderezó y les dijo: «El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra». E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo». Meditemos, tomemos esa actitud de Jesús, seamos serenos, no tontos, sino ecuánimes en nuestras posturas, no arrojemos piedras, sino que tomemos de ejemplo la actitud reflexiva de Jesús.

No tomemos posturas de fanatismo religioso. Hay una reflexión del escritor, historiador, filósofo y abogado francés, Voltaire sobre esto: “El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de Dios”

Les dejo por último una pregunta, una tarea para el hogar: ¿Ustedes que piensan que actitud tomaría Jesús con Martin Scorsese, por su película “La Última Tentación de Cristo», con los «1.300 sacerdotes pedófilos irlandeses» que violaron durante 40 años a 140 niños, con Dan Brown y su novela «El Código da Vinci” y por último con Sinead O’Connor por romper la foto del Papa Juan Pablo II? Piensen, usen el discernimiento, tengan una fe adulta…

El Pelado Investiga

Flyer promoción de El Pelado Investiga en su columna exclusiva para el programa de radio «UN NUEVO DÍA» que conduce Rafael Salomón, por Radio Fe Latina, los días sábados.
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad